Mates de miel para María Ovando.... yerba mate, tarefa

/ 29/10/12

Pues librará al mendigo que a él clama,
al pequeño que de nadie tiene apoyo;
él se apiada del débil y del pobre,
él salvará la vida de los pobres;
de la opresión violenta rescata su vida,
y su sangre que es preciosa ante sus ojos.
Salmo 72 (71, 12-14)





¿Cuántas María Ovando hay en mi país? ¿Cómo saberlo, no? Ella le ha puesto nombre y rostro a una historia de exclusión, desidia y oprobio que se repite cada vez más. María no solo no sabe leer y escribir: María no sabe cuándo nacieron sus hijos, María no sabe cuánto tiempo lleva de encierro, María no recuerda   mucho más que lo que siente en la piel y en el alma. Y no es capaz de ponerlo en palabras. Solo el dolor inexpresivo de María acompañó el silencio de Carolina.
Cuando vi este informe anoche no sabía qué era la tarefa. Nunca había escuchado la palabra. Esta mañana busqué en interrnet y me di con que es el proceso de recolección de la yerba mate.
Yo tomo mates. Si la amistad en nuestro país está simbolizada por el mate, mi mate de ahora en más debe servir para rescatar a María Ovando y todas las María que hay en ellas. Nunca más me olvidaré de María porque la recreo cada vez que tomo mates.
Saber nos hace responsables. ¿Qué podemos hacer con esto? 
Mi contribución es difundir. Darle voz al silencio de los olvidados.




Mates de miel para María Obando

Yerba mate
Hojas de té de burro (una hierba de la familia de las verbenáceas, también llamada té poleo riojano, burrito, poleo de Castilla, hierba de burro)
Azúcar
Agua a 80°
Miel

Utensilios
1 mate
1 termo (o vaso Dewar)

Para un litro de agua, disolver 4 cucharadas de miel en un vaso con agua caliente. Completar el litro de agua en el termo y reservar.

En el mate, colocar yerba sobre uno de los costados. Tapar con la mano y agitar ligeramente para desprender los perfumes de la yerba. Disponer el mate de forma tal que la yerba quede recostada a 45° sobre uno de los lados. 
Apenas humedecer el extremo inferior de la bombilla en azúcar y acomodarla sobre la parte con menos yerba del mate. Añadir 1 o 2 hojas de té de burro en el mismo lugar. Echar el agua sobre ese lado, lentamente, para que la yerba y el agua de miel infundan de a poco.







6 comentarios

  1. Hola Silvia, hasta me sorprendí al llegar, creí que me había equivocado de blog, como siempre tus entradas son sumamente interesantes, me dejas cautivada!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esmeralda.
      Voy haciendo pruebas... debo dar con el formato que me identifique. Creo que ya lo estoy alcanzando. Me parece incluso que es una cuestión de identidad, naturaleza, esencia... algo así, digamos.
      ¡Qué hermosa tu nueva foto de perfil! Te reitero mi agradecimiento por contestar mi mail.
      Saludos !

      Eliminar
  2. Me quedo sin palabras para comentar tu entrada porque se me agolpan todas. Creo que la más significativa es indignación. Hay tantas cosas que cambiar en nuestro mundo y parece tan poco probable que lo vayamos a hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa.
      Es difícil, ¿no? Pensar que el mundo ha avanzado tanto y a la vez siguen existiendo situaciones de desamparo extremo como el de María. Pienso que lo más grave es la criminalización de la pobreza. ¿Cómo podemos dimensionar sus actos desde nuestro sistema de valores si está claro que ella he vivido siempre bajo otro paradigma? Es muy complejo. Gracias por hacerte eco de este problema.

      Eliminar
  3. Hola Sil!! qué sorpresa tu blog! jaja No lo reconocí de inmediato... está genial! Si María se enterara de esto lo sentiría como una caricia. No vi el video porque decidí hacer como el avestruz,(no es muy generoso de mi parte, pero a veces, cuando hay cosas que duelen tanto prefiero no verlas) pero intuyo leyendo lo que escribiste que ella (María) lo sentiría así. Aunque casi no tomo mates, ese está muy tentador!
    Ojalá algún día estas cosas se reviertan, pero la avaricia y el egoísmo son cada vez más grandes de parte de muchos, que me parece difícil que cambie. Aunque como dijo la Madre Teresa "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, Pero el mar seria menos si le faltara esa gota". Y María tiene una caricia...
    Besos!! y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mónica. ¡No pensé que sorprendería tanto! ja-ja!! El mérito es todo de blogger porque solo cambié la plantilla. Las nuevas tecnologías y yo nos entendemos a mi manera.
      Me encanta esa frase de la Madre Teresa. De alguna menera es lo que me mantiene en pie en un mundo con tanta desigualdad. Hay días en que luego de leer el diario me digo que no debería leerlo más. Claro que no ganaría nada con ocultar(me) la realidad pero a veces me pregunto si nuestros políticos realmente viven en nuestras ciudades.
      Tenía que hacer algo con esto, era demasiado dolor para pasarlo por alto. Hiciste bien en no ver el video. Lo importante es sembrar. Algún día habrá frutos que recoger.
      Mi cariño! Buena semana para vos también.

      Eliminar

© Álamos Ventosos. Design:Maira Gall.