Mermelada de naranjas ... o una visita al Jardín de las Hespérides

/ 10/8/14

Han crecido naranjas en el patio ... desde el cielo .... un verde de hojas con estrellas naranjas recortadas se descuelga por la tapia y deja entrever el perfume de azahares, primero, y lo suculento de la fruta, después. Y a medida que la fruta crecía, las preguntas lo invadían todo. A veces sucede que el invierno del exterior nos encierra en nosotros mismos y se convierte en el mejor aliado al momento de hacer ese camino de introspección que tarde o temprano todos debemos desandar.
En la mitología griega, las Hespérides o "hijas del Occidente" (por su etimología; también las "Vespertinas"), eran tres de las mejores ninfas: Hespera (o Hesperia), Egle (o Aegle) y Eritis. Vivían en un huerto ubicado hacia el occidente, cercano a los montes Atlas, en el límite entre Europa y África. El huerto había sido regalo de bodas de Gea (la Tierra) a Hera (esposa de Zeus) y en el centro se ubicaba el árbol con el fruto de la inmortalidad. Llamadas también "Hijas de la Noche", las Hespérides cantaban muy dulcemente. Plinio el viejo (23-79, Italia) ya hace mención a las islas de las Hespérides y, luego, la arqueología moderna(1) las ubica en Las Canarias, Madeiras y Azores.
Para muchos humanistas, el jardín de las Hespérides es el mito hispánico por excelencia: a fin de cuentas, en ese jardín   crecían las "manzanas de oro", las "naranjas", o la fruta de la inmortalidad, cuidadas por las hijas de Atlas y custodiadas por el dragón al que Hércules/Heracles deberá enfrentar: Ladón. Blázquez Mateo (2) explica la intrínseca relación que este mito establece entre la vida y la muerte, el paraíso y el inframundo, el edén y el infierno que señalaban a España como el reino de Hades (dios griego del inframundo), con un itinerario simbólico que finalizaba en el paisaje edénico de la eterna primavera de Cadiz.  Ya Hesíodo (poeta de la Antigua Grecia, aprox. 700 AC) había ubicado a las Hespérides en los confines de la tierra:

...la oscura noche dio a luz ... a las Hesperides, que al otro lado del ilustre Océano,
cuidan las bellas manzanas de oro y los árboles que producen el fruto.

Otra vez la vida y la muerte. Donde culmina el día y gobierna la noche, crece el árbol de la vida eterna. Y así las cosas, en la mitología griega la imagen de las "manzanas doradas" es recurrente y quizá fueron alegoría del poder y, también, de la política. A fin de cuentas una de estas manzanas doradas desataría la guerra de Troya...

porque a estas alturas se sabe, que la manzana de la discordia fue una naranja; la misma que habría de poner en problemas a Adán y Eva. Al español la palabra naranja nos llega desde el persa con sentido de "fragancia"; en cambio, el inglés y el francés comparten un "orange" que mantiene el sentido griego de "manzana dorada". Sin embargo, la hesperidina, ese licor antiguo hecho con base a cáscaras de naranjas amargas, ha mantenido vivo el recuerdo de las Hespérides y su afán por preservar el árbol que les fue encomendado.  
Y así como las naranjas se cuelan en en el medio del invierno, allí en los confines del mundo conocido, asomaba ese jardín que prometía la vida eterna. Quizá se trata de corrernos hasta lo más profundo y silencioso de nosotros mismos para volver a emerger sabiendo quiénes somos, en verdad, para nosotros y para los otros también. 

Las naranjas se transformaron en mermelada. Y usé como base la receta de mermelada de naranjas dulces de Mercado Calabajío. Como los frascos tenían destino de salida rápido, solo los lavé con agua y detergente, los sequé en el horno y envasé en caliente, limpiando las tapas con un paño embebido en una solución de alcohol diluido en agua (7 x 3 partes de alcohol y agua, respectivamente). Si alguien quisiera efectuar un proceso de envasado y pasteurización más cuidado o con vistas a preservar la mermelada por mucho tiempo, la entrada de El oso con botas con su Mermelada de calabaza y pasas al ron es absoluta y completamente recomendable. Casi diría un básico de la cocina.  

Mermelada de naranjas

Fuente: Mermelada de naranjas dulces, Mercado Calabajío.
5 frascos de 450 g cada uno. 

Ingredientes

3,500 kg de naranjas
1 kg de azúcar común (uso la menos refinada que consiga, que en general coincide con la de menor precio)
Jugo de 1 limón mediano
1,5 L de agua para la cocción de la mermelada
Agua para quitar lo amargo de las cáscaras en cantidad necesaria
Extra: un atado de semillas de las naranjas o el limón (envolver las semillas en una gasa o trapo limpio de 15 x 15 cm, atar con hilo de algodón, dejar toda la noche en la heladera, dentro de una taza/vaso con agua)

Preparación

Poner al fuego una olla con agua y llevar a ebullición.
Lavar muy bien las naranjas y pelarlas. Cortar las cáscaras en juliana y sumergirlas en el agua hirviendo 10 minutos. Realizar este procedimiento 3 veces (la receta original dice 2 y he leído otras que sugieren 4. Con mis naranjas, 3 veces fue más que suficiente). Repetir la misma operación 2 veces más dejando las cáscaras 5 y 2 minutos cada vez. Es decir, pasado los 10 minutos retirar as cáscaras del agua, escurrir con un colador (chino o tamiz). Llevar a ebullición agua limpia, introducir las cáscaras 5 minutos, colar y repetir. Reservar.
A las naranjas ya peladas retirar lo más que se pueda el hollejo y cortar en trozos, asegurándose de no perder el propio jugo de la fruta. 
Poner a hervir el agua para la mermelada en una cacerola de fondo grueso donde habrá de completarse el resto de la cocción. Cuando el agua rompe hervor, añadir el azúcar, las cáscaras de naranjas, las naranjas trozadas con su jugo y el jugo de limón. Remover ligeramente y añadir el atado de semillas procurando que quede hilo suficiente como para retirarlo con facilidad.
Dejar cocer a fuego bajo, destapado por 3 hs aproximadamente y hasta que tome el punto de mermelada deseado.
Envasar en caliente. Dejar los frascos boca abajo hasta que estén a temperatura ambiente. 

Observaciones  

Algunas vez leí que Pedro Lambertini sugiere cocinar las mermeladas de cítricos en 2 etapas. Así lo hice: una hora de cocción, apagué, tapé y  completé unas 3 o 4 horas después el tiempo total.
Para medir el punto uso un platito: coloco una cucharadita de café de mermelada y enfrío en la heladera. cuando tiene la textura/densidad que nos gusta, se apaga en fuego y envaso. 

¿No son maravillosos los álamos esperando la llegada de la primavera?
  

41 comentarios

  1. El placerde reencontrarte y leerte, me ha despertado. Aquí hace bastante calor pero a esta hora se está fresco. Se oye a los pájaros y me viene a la memoria olfativa el olor a azahar que en otros tiempos y en invierno se colaba en casa. Ahora es más difícil ya que el cemento ha sustituido a muchos campos de naranjos.
    Leí sobre las Hespérides cuando tuve que escribir sobre el fruto prohibido, la manzana. Hoy leerte ha completado con creces lo que sabía y me ha gustado mucho.
    También creía saber bastante de mermeladas y me has enseñado cómo hacer una de naranja con su piel y en dos cocciones.
    La haré seguro cuando vuelva el invierno y tengamos de nuevo nuestras ricas y preciadas naranjas valencianas.
    Gracias por esta vuelta de lujo; no te hagas esperar tanto.
    Muchos besos querida Silvia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué palabras tan gentiles, Marisa. Gracias por hacerme sentir especial.
      Me encantan los árboles frutales y como vivo en un barrio de los suburbios aún quedan algunos en patios o en las veredas. Pero la civilización moderna tiende a arrasar todo a su paso. Vivir en las sierras o junto al mar .... rodeada de la quietud de la naturaleza indómita ... es como un anhelo lejano, pero se hace lo que se puede.
      El tema de las mermeladas es mi última gran ocupación. Las mermeladas industriales -aun las más caras- dejan cada vez más que desear, me niego a tantos conservantes. Y las artesanales a veces no son tan artesanales como debieran ni tan ricas como quisiera. Así que hace 2 meses hemos empezado a consumir exclusivamente las mermeladas que preparo yo. Te diría que cada sábado las hago pero no es verdad, ayer no preparé ninguna. Para esta semana aún nos queda la de zapallo/calabaza y tengo en mente volver a hacerla con pasas y ron como lo propone Raúl de El oso con botas. En
      cuanto a esta receta, qué decirte .... ¡sería un halago que la hicieras! Personalmente me encantó el hecho de aprovechar toda la fruta. Prácticamente no hay desperdicios y en una época donde hemos perdido la responsabilidad alimentaria ese no es un dato menor. Con los días se puso más y más rica.
      Ojalá pueda organizarme para lograr al menos una publicación mensual. Besos.

      Eliminar
  2. Precioso texto el que nos regalas, para una mermelada espectacular. Yo le suelo poner whisky desde que descubrí casi por accidente que le va increíblemente bien. Y las semillas, no sabía que se podían usar así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana !
      He querido visitar tu blog pero por alguna razón G+ no me lleva a él.
      Lo del ron/whisky está pendiente. La verdad es que he hecho las primeras tandas pensando en mi mamá quien no es muy afecta a las innovaciones en materia de sabores, pero ahora que se está acostumbrando a mis mermeladas creo que también aprobará estás versiones un poco más creativas.
      El truco de las semillas me encanta. Ja-ja ! He leído recetas donde especialmente aclara que no es necesario añadir las semillas, pero yo las uso siempre... me parece tan antiguo !!
      Gracias por tomarte unos minutos para dejar tus palabras. Cariños.

      Eliminar
  3. Mi querida amiga, que agradable es pasar a visitarte y ver una publicacion, con esas entradas que haces tan divinas que es un placer leer, y con esta mermelada deliciosa, con estas preciosas fotos, la verdad que con todo el conjunto le alegras el dia a quien te visita. Mil besicos cielo mio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos me alegraste el día a mí con tus palabras tan afectuosas, María ! Me alegro que el conjunto en general te gustara.
      Sé que mis fotos no podrían participar de un certamen de estilismo o algo por el estilo, pero trato de hacer algo al respecto.
      Cariños, linda.

      Eliminar
  4. QUERIDA SILVIA; pasearme por tu JARDÍN, ha sido una gozada, BELLA y CULTURAL; y no digamos de tu MERMELADA que luce divina!!!
    Amiga querida, ojalá la próxima PRIMAVERA, los ÁLAMOS brillen como siempre con LUZ PROPIA y tu y nosotros podamos disfrutarlos.
    UN BESO Y TODA MI TERNURA :)))
    Conxita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso deseos, mi querida Conxita.
      Hace muchos frío por estos días, a la mañana temprano las temperaturas son bajo 0, sin embargo el paso de las estaciones resulta inexorabe. Casualmente ayer mirábamos con mi esposo los brotes de una pequeña planta de geranios (creo que los conocen como malvones en España).
      Un beso grande y cargado de cariño para vos.

      Eliminar
  5. Que pedazo de post silvia!!!! Que genia!!!
    Y sabes que el cuentito de Hercules es el que Feli viene eligiedno ultimamente para que le lea a la noche, asi que me senti revivir toda la historia!!! jeje
    La verdad no me gusta la mermelada, pero me encanta hacerla!! Mi marido la adora!! Nunca hice de naranjas, por mas que parezca raro....buen momento para comenzar, no? Sobretodo porque este año el naranjo se re-puso las pilas!!!! Sabes que me gusta a mi? Caramelizar las cascaritas!1 jeje Y mezclarlas con ricota y crema...ñiamiiiii!!!!!
    Besotessss

    ResponderEliminar
  6. Querida!! cuánto extrañaba leerte! Cada vez que entraba a mi blog esperaba un post en el tuyo.. ¡y ahora qué alegría! Sublime lo tuyo... sigo insistiendo, en mi biblioteca, que explota, solo hay un lugar vacío y es para tu libro.. sueño con que sean cuentos cortos y si es para niños, leérselos a mis amados sobris.. Y mirá que a mi los sueños se me cumplen siempre, eh! también opté por hacer todo lo que pueda bien caserito, hasta la miel! jaja tenemos unas pocas colmenitas para el consumo de la familia. Impecable la explicación de la mermelada y de la forma de esterilizar los frascos y de las fotos... ni hablar!! bellas, con esas sierras al fondo.. Un abrazo enorme enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Mónica! Ciertamente si un día lo hago vos vas a ser mi mentora.
      Quedé fascinada con esto de que hacés miel. En gral. la traigo de Panaholma, porque hay un señor que hace al modo más tradicional que uno se pueda imaginar -incluso hay otro que de vez en vez baja del monte con miel silvestre, ¡increíble!-. Pero hace un par de semanas que no vamos y me he quedado sin miel, entonces traté de comprar en el B°, de gente que tradicionalmente tenía colmenas en el cinturón verde y no lo he logrado porque nos decían que está todo fumigado por la soja así que no solo las abejas se mueren, sino que las que sobreviven no tienen de dónde libar. ¿Seremos consciente del daño que estamos haciendo sobre el mundo?
      Gracias por tus palbras tan gentiles. En esta foto, sin dudas, ayuda el paisaje.

      Eliminar
  7. Sos una enciclopedia Silvia. Y tiene bastante más lógica pelearse por una naranja que una manzana, mucho más rica! Crecí con el cuento de la mermelada de naranja - con pedazos! no vengan con esa toda procesada porque no; parte del discurso sobre mermelada de mi padre - de mi abuela, pero nunca me enseñaron a hacerla... Ahora tengo que buscar la mía, y esta pinta bárbara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No, Paula! Hay tanto, tanto, tanto para ler y aprender. Mi mérito es apenas buscar y sistematizar y en eso soy una profunda agradecida de la gran Bibioteca de Alejandría que es internet.
      Vos sabés que a raíz de tu comentario, recordé que cuando la mermelada estuvo lista vino a mi mente la imagen de la mermelada de naranjas de mi infancia que, ciertamente, no me gustaba por las cascaritas. Ahí me di cuenta de que hace años de que no las encontraba en las mermeladas de naranja que he comido durante los últimos 20/15 años.
      Llegué tentada por la posibilidad de usar la fruta al 100%, pero dado que solo suma beneficios y elogios, creo que habré de repetirla tal cual la próxima vez. Cariños.

      Eliminar
  8. Al leerte vino a mi memoria la mermelada Pindapoy con trocitos de cascaritas y la receta de Petrona de naranjas amargas. Cuántas cosas se han perdido con la aparición de los Súper! en donde todo está al alcance de la mano, pero menos sano.
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2014/08/los-buenos-modales-en-la-mesa.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mermelada me llevó a la misma reflexión, Norma.
      Ese post tuyo acerca de los modelas en la mesa no tiene desperdicios. Besos, mi querida.

      Eliminar
  9. Tengo muchas ganas de hacer esta mermelada, pues es de mis preferidas, cuando tengamos por aqui buenas naranjas me guiaré de tu receta para hacerla, Se ve perfecta!! Bs.
    Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantaría eso! No dejés de contarme cuando la hagás, Julia. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  10. Me gusta mucho tu combinación de cocina e intelectualidad. Es que la creatividad en los fogones, como yo la llamo, da para todo. La cocina es poesía, es historia y geografía, es química… ¿Acaso que otra cosa es la combinación de elementos diversos, en proporciones adecuadas? Pero sobre todo, es antropología y es vida…
    Hay hermosos libros de antropología de la alimentación. Por ej. “Fisiología del gusto” de J. A. Brillat - Savarin. Sí, el de los moldes savarin. Otro que me encantó: “A la mesa”
    Ritos y retos de la alimentación Argentina, de dos antropólogos argentinos: Marcelo Álvarez y Luisa Pinotti. Muy entretenido... Luego están todos los de Patricia Aguirre, especialista en el tema.
    Ahh!! Me olvidaba de algo, la mermelada de naranjas con cascaritas, es mi preferida y me puede por completo. ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  11. con ese paisaje, me olvide de la mermelada! aunq seguro q con esas naranjas recien arrancadas es una gloria!

    ResponderEliminar
  12. Con su piel que buena.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ! Lo de la piel me gustó especialmente. :)

      Eliminar
  13. Mi preciosa Silvia, aquí andamos de nuevo. Y menuda entrada más preciosa que tenías publicada.
    La he disfrutado a rabiar, me has recordado tantos datos de mi época de estudiante, que salgo de tu blog, con veinte años menos jaja
    No sólo la historia la has contado divinamente, sino la receta que es una delicia.
    Y ya puestos, te cuento una curiosidad.
    En el sur de España hay una ciudad que se llama Sevilla. Tiene infinidad de naranjos como árboles ornamentales, repartidos por calles y avenidas, por toda la ciudad. Herencia del pasado árabe, cuando quisieron igualar en belleza a esa ciudad y grandiosidad a los jardines de Damasco.
    Cuando llega la primavera, es famosa por el olor a azahar que desprende, hecho que llama la atención de los visitantes y el ayuntamiento vende la producción de naranjas integramente para hacer mermelada, pero amarga en este caso. Esta mermelada hasta hace unos años, no sé en la actualidad, la compraban para exportarla a Inglaterra, de ahí que muchas confituras inglesas en vez de indicar Mermelada de Naranja Amarga, ponga esta otra leyenda en su etiqueta, Seville Orange.
    Madre mía como me enrollo . . . y la culpa la tienes tú jaja, que me provocas y se me suelta la lengua.
    Me voy ya, te mando un besazo enorme y con gusto me comería una buena tostada con tu maravillosa mermelada, te quedó de lujo, mi niña.
    Qué alegría de vuelta !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran tantas emociones juntas, Nuria querida.
      Qué puedo decirte? No tengo más que palabras de agradecimiento ante tu comentario (que por cierto, nunca será extenso en demasía para mí) porque salvando el detalle de los naranjos en Sevilla todo lo demás es nuevo. ¡Ni siquiera sabía que lo de los naranjos tenía que ver con el pasado árabe de España y la intención de los moros de reproducir Damasco en la península!
      Sí los naranjos me recuerdan a Federico García Lorca. Tanto quiero a Federico (sí, así como se quiere a quienes uno conoce) que si mi hija Guadi hubiese sido varón, habría de llamarse Federico. ¡Pero me fui por las ramas!
      No puedo creer lo que me contás acerca de la producción de naranjas. me parece un plan perfecto y coherente para que tanta fruta no se vaya a malograr. Y lo de las confituras inglesas ... qué decirte si ya te he contado que todo lo británico me cautiva per se.
      Soy yo quien ha aprendido un montón. Gracias, gracias, gracias miles por dedicarme estos minutos. Un beso muy grande y que este inicio de año post-verano sea lleno de logros y proyectos.

      Eliminar
  14. que genial este post!
    este invierno hice mermelada de naranjas también, y también le deje cascaritas :)
    Riquísima
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Melina ! Qué amables tus palabras. Creo que esta mermelada marcó un antes y un después en materia de dulces en mi casa !!! ja-ja ! Me parece que no podré volver a pensar en mermelada de naranjas sin cascaritas.
      ¡Bienvenida por aquí!

      Eliminar
  15. Desde ahora sigo tu blog y te visitare cada vez que pueda, mi amiga es de tu ciudad. Un saludo desde Andalucía (España)

    ResponderEliminar
  16. Pásate por mi blog cuando quieras y recoge un premio el que más te guste, te dejo el enlace y lo recoges cuando quieras.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2011/06/premios.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Trini, por los dos comentarios. Vengo un poco lenta en responder este mes pero no tardaré en pasar por tu blog. Ya te he dicho cuánto me honran tus visitas. Un beso grande.
      (Por cierto: hoy celebramos el día de San Jerónimo en honor de nuestro fundador Don Jerónimo Luis de Cabrera quien dio por nombre a la ciudad Córdoba de la Nueva Andalucía, en favor de su esposa, de quien estaba profundamente enamorado ...y porque "realizaba su fundación principal en un país en donde se dan las cuatro estaciones, y la gente es barbuda y alta, morena como en Andalucía" (los comechingones).... no es una historia preciosa? Y no pude evitar recordarla al leer tus saludos andaluces).

      Eliminar
  17. Silvia, como siempre es un placer leerte porque una se queda pidiendo más... Esta mermelada de naranjas te ha quedado preciosa, sin dudas. Y, seguro, está riquísima.
    Me encantan las naranjas, sus perfumes y su sabor; sin embargo - cosas del paladar - la mermelada de naranjas no está entre mis favorita, pero me recuerda a mi papá que parecía niño con juguete nuevo cuando le regalaba una de mis mermeladas de esta fruta (especialmente peparadas para él). De modo que tu receta me gusta el doble: por tu cariño al presentarla y por el lindo recuerdo que me genera.
    Un cariño enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sil. Vengo un poco lenta en responder y en tu caso se le suma el mail que te debo. No me olvido de eso! Gracias por pasar a saludar y tomarte el tiempo necesario para dejar siempre palabras tan cariñosa.
      Es muy enternecedor escucharte hablar acerca de tu papá. Sé que él aún es capaz de percibir en el viento tu cariño incondicional. Besos.

      Eliminar
  18. Hola mi bella amiga!!! se acaba el verano por aquí y pronto comenzará por allá ..que lindo volver a verte..ya te dije que eres una de las personas que me visita que más me emociona leer??...venir a tu blog es encontrar humanidad, historia, sensibilidad..eres realmente especial amiga!!
    Es cierto que a veces percibo el invierno como una época de viaje a mi interior, tal vez el frío hace que busque la calidez no solo de un hogar, si no, de mi propio ser..sin embargo, este año he realizado mi viaje en pleno verano..tal vez por eso, no me he sentido a gusto con tanto calor..metafóricamente hablando ;)..en fin... adoro leerte amiga y no quiero olvidar esa mermelada que sin duda haré cuando mis naranjos ofrezcan sus frutas... aún falta, no tengo prisa por llegar al invierno :)
    miles de cariños mi bella y humana amiga!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El invierno nos invita a la reflexión, sin embargo el espíritu poco sabe de las estaciones y a fin de cuentas lo importante es dar curso a nuestras pasiones, anhelos, deseos ... No hay mayor dicha que saber quiénes somos y si no nos detenemos a pensar en ello rara vez lo lograríamos.
      Sos mi amiga virtual de la risa cantarina y sincera. Ojalá tengas ese invierno de recogimiento y calor de hogar que todos añoramos para reponer fuerzas en vistas de un próximo verano intenso como la vida misma.
      Ojalá tus naranjas rememoren esta mermelada o cualquier otra, pero ofrezcan todo su perfume a la vida que se celebra.

      Eliminar
  19. Hola Silvia, muchísimas gracias por tu comentario en el blog salsero. Hasta aquí me he venido a conocer tu cocina, y vaya con lo que me he encontrado! un deliciosa mermelada, además de naranja que es de las pocas que mermeladas que me gustan, no soy muy mermeladero yo jajaja, pero la de naranja sin duda es mi preferida. Seguro que te ha quedado deliciosa.
    Abrazos salseros Silvia!

    Tito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tito ! Me alegra que te gustara la mermelada porque ciertamente es riquísima. Siéntete como en tu casa.

      Eliminar
  20. No puedo creer que ya haya pasado un año y vuelva la primavera, ¡si! Me gustó el dato sobre la cocción de las mermeladas en dos etapas, anotado! Espero que andes muy bien, te mandamos un abrazo grande desde En Pocas Palabras :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Albertina!
      El mismo criterio de las dos etapas va para todas las mermeladas de cítricos. Contame si la hacés, cómo resultó. :)

      Eliminar
  21. ¡Qué hermosura de mermelada! Por cierto, en nuestro blog andamos de sorteo, nos encantaría que participaras, así que te dejamos el enlace. ¡TE ESPERAMOS!

    http://recetasdeazucaryoregano.blogspot.com.es/2014/09/gran-sorteo.html#more

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! El color y la transparencia son lo que más me gustaron.
      Apenas tenga oportunidad visitaré el blog. :)

      Eliminar
  22. Hola Silvia!. Después del verano, ya estoy de nuevo por aquí y no sabes la alegría que me da visitar tu blog, saber de ti y leer tus bonitas, ricas y didácticas entradas. En cuanto a la mermelada que has hecho, te diré Silvia que tiene una pintaza buenísima, fíjate que a mi las mermeladas comerciales no me hacen mucha gracia y sin embargo las caseras me encantan, precisamente esta semana pasada he hecho mermelada de ciruelas y ha quedado también muy buena. En fin, ahora que ya empieza el tiempo bueno de las naranjas, ademas de consumirlas haciendo zumitos, dejo pendiente tu deliciosa receta porque tiene que estar más que buena!!. Bueno Silvia, como sabes estoy encantada de hablar de nuevo contigo aunque nada más sea de este modo y espero que tanto tu como tu familia os encontréis genial. Muchos besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ana ! Esta es tu casa, ya lo sabés. Me alegra que las entradas resulten de interés. ¡Hay tantas cosas que conocer en el mundo!
      Lo de las mermeladas es todo un tema, un viaje de ida porque claro ahora no queremos saber nada de mermeladas industriales. He hecho mermelada de zapallo/calabaza (con receta del Oso con botas, también) y ahora estamos colectando moras para hacer una buena provisión de este dulce. Espero ansiosa el verano para intentar mermelada de higos, de ciruela (que es una de las favoritas de mi mamá!!) y de tomates, que personalmente me encanta.
      También disfruto de conversar con vos y me alegra especialmente verte por acá o por tu blog. ¡Nos seguimos leyendo, mi querida!

      Eliminar
  23. MI QUERIDA SILVIA, Mil gracias por tu FELICITACIÓN en el cumpleaños de Bibiana!!!
    En relación a lo que preguntas, te digo que la participación para lograr la INDEPENDENCIA DE CATALUÑA, ha sido masiva; más de un 80% de participación, y más de 2 millones 300 mil personas que se han acercado a votar. Y no termina ahí porque hhay unos días de margen para seguir votando.
    Estoy contenta y emocionada; en su momento y de eso hace años, ya tuvimos un gobierno que con su dictadura desencadenó represión, rabia y muertes; no digo que sea como entónces, pero si que los puntos de mira del gobierno central bajo el parecer de los catalanes; no son abiertos y solidarios tal y como nos gustaría; y nuestra TRADICIÓN, LENGUA Y DERECHO, lucharán para tener el sitio que les corresponde.
    GRACIAS de nuevo por preguntar, espero haber aclarado tu pregunta, te mando un abrazo enorme :)))

    ResponderEliminar

© Álamos Ventosos. Design:Maira Gall.