Budín de chocolate .... por la memoria de Lampedusa, África y el Nobel de la Paz

/ 19/10/13

Para mi Espasa Ilustrado (Espasa Calpe, Madrid, 1997), Lampedusa es una isla de Italia, provincia de Agrigento, situada a 200 k. al SO de Sicilia (SIC). Para el mundo de octubre de 2013, Lampedusa es la testigo clave de una tragedia humanitaria y humana que debe convocarnos a revisar valores, preceptos e historia.

En tiempos de internet, banda ancha y wassap, Lampedusa se ha convertido en la puerta de ingreso a Europa para muchos africanos que huyen de las guerras y hambrunas que azotan al continente negro. ¿Qué nos pasa como sociedad que nos hemos ensañado con África? África duele desde lo más profundo del corazón ... recrea el mito de Caín y Abel... "Clama la sangre de tu hermano y su grito me llega desde la tierra” (Génesis, 4,10-12). ¿Qué hemos hecho por nuestros hermanos africanos?

La respuesta a esta pregunta, que no es más ni menos que un reclamo genuino a la compasión que (nos) brota de nuestra dignidad humana común, llega de las manos laboriosas y los gestos solidarios de los habitantes de la soleada isla italiana de Lampedusa...

Sus 20 km2 se ubican a mitad de camino entre África y Europa. Es la primera porción del continente europeo frente a África, la materialización de un sueño por una vida mejor. Tunecinos, nigerianos y, desde la primavera árabe, sirios y libios, entre muchos más, la alcanzan en su intento desesperado por una vida mejor. Hay un corredor de ilegalidad, mafia y desamparo que nutre al mar de desesperanza y esperanza, de angustias y alegrías, de zozobra y de una nueva vida. Este corredor comienza en el corazón de África y culmina en los centros de inmigrantes ilegales de Lampedusa, algunas veces. 
Fortress Europe habla del Mediterráneo como un cementerio macabro que contabiliza (desde 1988) 19.372 vidas humanas fagocitadas. Frente a las costas de Lampedusa y sus 6000 habitantes, se ven vidas tragadas por el mar y otras que ganan en la dura batalla. La otrora isla turística se ha convertido en símbolo de una tragedia, una lucha cuerpo a cuerpo con la vida y la muerte: la tragedia de estar muertos sin un lugar en el mundo y alcanzar la muerte en un último intento por recobrar la vida. 

Leyes inmigratorias cada vez más coercitivas, la mirada recelosa de lo distinto, el miedo natural al otro (a la "alteridad", como dice Flor) nos han llevado a esta situación de desapego a la vida. África, sus hombres, mujeres y niños,  merecen una oportunidad nueva y genuina, tanto como los balseros cubanos, los colombianos en Chile o los bolivianos y peruanos en Argentina.

Hasta entonces, los habitantes de Lampedusa nos dan el ejemplo. De manera silenciosa, quizá hasta taciturna, reciben a quienes el mar libera y les dan acogida aún enfrentándose a las estrictas leyes que buscan castigar a aquellos que favorecen de alguna manera la inmigración ilegal. ¿Pero cómo puede una persona de bien no colaborar con quien surge de las propias entrañas de Neptuno? 

Lampedusa, sus humildes habitantes -y digo humildes en clara referencia a su vocación de servicio y apego a la vida humana- nos dan una muestra del mundo que queremos y que es posible bregar por él. Como una modo de retribuirlos a la vez que de dar a conocer la tragedia de la que diariamente se sobreponen, el periodista italiano Fabrizzio Gatti ha lanzado una convocatoria que debe involucrarnos activamente. Por qué Lampedusa merece el premio Nobel de la Paz:

Puesto que el Nobel [de la Paz] no se puede conceder a los que han desaparecido en el mar, propongo concederlo, en nombre de los muertos y los supervivientes, a la pequeña localidad de Lampedusa y a sus habitantes.

Reconocer el mérito de estas personas puede ser la primera señal de un cambio en el mundo. La xenofobia y las leyes inmigratorias que ella inspira y promueve seguirá existiendo, pero mientras haya quien se plantee un mundo distinto y piense que con su pequeño gesto el cambio ha comenzado, habrá esperanza. Y la esperanza, a fin de cuentas, es lo último que se pierde, aún en una balsa, frente a la inmensidad del azul del Mediterráneo. 
El cambio puede venir, sencillamente porque los grandes cambios sociales comienzan con un pequeño gesto individual que va sumando voluntades. Invito y convoco a todos los hombres de buena voluntad que leen esta líneas a firmar el petitorio, que nuestra voz se haga oír para que un mundo más justo, equitativo y pleno sea posible para todos, en cualquier rincón del planeta. Hasta entonces el Nobel de la Paz 2014 puede servir de aliciente. 

...es necesario firmar esta petición, para romper el muro de silencio y dar a conocer al mundo entero lo que pasa en la frontera meridional de la Unión Europea. (Fabrizio Gatti)

No hay mucho más que decir. Solo compartir este budín de chocolate que en su negritud nos recuerda el corazón  mismo de África y su canto a la vida.




Budín de chocolate

Ingredientes

200 g de manteca pomada
200 g de azúcar impalpable (glass)
4 yemas
150 g de chocolate rallado o procesado 60% cacao
300 g de harina leudante (o la misma cantidad de harina 0000/pastelería más el añadido de polvo leudante/químico/Royal)
2 cucharadas de café cargado/fuerte
4 claras batidas a nieve
2 o 3 gotas de jugo de limón
1 pizca de sal

Preparación

Tamizar la harina con la sal y reservar.
Separar las claras de las yemas con cuidado de no contaminar las claras con materia grasa. Batir las claras a nieve junto a las gotas de jugo de limón y reservar.
Rallar el chocolate, más o menos grueso según se prefiera. 
Batir la manteca pomada con el azúcar hasta obtener una crema lisa (con batidos de  mano o batidora/varillas eléctricas).
Adicionar las yemas una a una, sin dejar de batir y cuidando de adicionar la próxima, una vez que se ha integrado por completo la anterior. 
Con ayuda de una espátula integrar el chocolate. Poco a poco incorporar la harina y las 2 cucharadas de café.
Por último, agregar al batido de manteca y harina las claras a nieve, en 3 etapas y con movimientos suaves y envolventes de afuera hacia el centro.
Disponer en un molde de budín inglés, previamente enmantecado/engrasado y enharinado. Marcar un surco en el centro como se observa en la foto.



Llevar a horno precalentado en temperatura media por unos 45 minutos o hasta que al introducir un palillo de brochette este salga limpio.
Dejar enfriar sobre rejilla y desmoldar.



Se puede completar la decoración de budín con glaseado de azúcar, glaseado de chocolate o una ganache. Personalmente, lo prefiero sin cobertura. 



Hay tiempo para firmar el petitorio hasta febrero del 2014:
Por qué Lampedusa merece el premio Nobel - L'expresso
Candidiamo Lampeduse al Nobel per la pace (It)
English version: Nobel to Lampedusa, sign your nomination 
Version française: Pour une candidature de Lampedusa au prix Nobel de la Paix
Deutsche version: Nobel für Lampedusa, unterschreibe die Petition 




40 comentarios

  1. Hola Silvia, hoy con tranquilidad y tiempo te visito, y disfruto leyéndote, nos trasladas la cruda realidad de este loco mundo en el que vivimos, yo ya firme la iniciativa que me parece preciosa, ojala los telediarios y periódicos no reflejen nunca más noticias tan horribles como estas.
    Y por otra parte que buen bizcocho nos ofreces, me encanta el corte pero seguro que a mis chicas les gusta mucho mas, así que me lo llevo a favoritos.
    Un beso enorme y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sumarte a esta convocatoria, Mary. La cuestión de los migrantes es compeja en todo los sentidos, proque no es fácil para los países receptores tampoco. Pero creo que como humanidad debemos velar por condiciones de vida más justas. Estas tragedias son desgarradoras.
      Ese budín es imperdible, llevo años preparándolo y siempre gusta. Me encantaría, si tenés oportunidad de prepararlo, que me cuentes tu impresión.
      Qué disfrutes del domingo vos también y junto a tu familia. Un beso.

      Eliminar
  2. Una triste historia la de los emigrantes que parten de sus tierras en busca de algo mejor y encuentran la muerte, lo peor del caso es que hay gente sin escrúpulos que se lucra de ellos.
    El budin de chocolate se ve muy apetitoso, no necesita cobertura.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sumo mi voluntad a cada una de tus apreciaciones, Ana. Gracias por tu gentil comentario.

      Eliminar
  3. Ay Silvia, qué mundo este, que cosa los humanos que no somos capaces de imaginar un mundo para todos, un mundo con oportunidades. Y es que la misma Europa que hoy recrudece las leyes migratorias es, en parte, responsable de mucho de lo que pasa en África. Cómo no abrir las puertas, en vez de cerrarlas. Cómo no extender la mano, en lugar de mezquinarla. No entiendo este mundo que se pierde en el consumo como si fuera el único paraíso posible...
    Ya me voy a firmar el petitorio. Cariños y feliz día de la madre!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tere querida: GRACIAS totales por sumarte a mi pedido. El cambio está en marcho cuando hay gente dispuesta a pensar en un lugar distinto. Eso ya es invalorable. Coincido con lo que decís: todos de alguna manera tenemos culpa sobre África y debe de existir algún modo de comenzar a revertir semejante saqueo cultural, material y afectivo.
      No hay paraíso posible en un mundo sin igualdades y libertades plenas, no los derechos y libertades de papel sino aquellos que se ejercen en el día a día.
      besos, querida.

      Eliminar
  4. Que rico!!!
    Como no recuerdo si ya lo hice, aprovecho ahora para invitarte a participar en mi concurso de recetas de cocina
    No te pierdas el premio, se que te va a encantar. Es un lote de productos de reposteria creativa valorado en 50€.
    Me encantaría contar con una de tus delicias.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la invitación. Veré si cumplo los requisitos.

      Eliminar
  5. Silvia me emociona tu llamada a los pequeños gestos cotidianos, nuestra única esperanza en un mundo donde los grandes gestos han desaparecido y las distintas instituciones muestran, sin pudor, que la ambición es su claro objetivo. Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, por destinar parte de tu tiempo a este proyecto. Aun cuando coincido con quienes hacen notar lo vitupereado que puede estar el premio Nobel de la Paz, sigo confiando en su esencia misma y en que en cada uno de nosotros está la simiente de un mundo mejor.
      Tal cual lo de las grandes instituciones .... casualmente ayer y a raíz de un programa sobre comida saludable halábamos al respecto con mi esposo.
      Cuánto agradezco que destinaras unos minutos a leer y comentar este post. ¡Creo que el cambio ya ha empezado ! Cariños, linda.

      Eliminar
  6. Querida amiga Silvia. Siento dejar de lado tu maravilloso budin de chocolate para quedarme con todas y cada una de tus palabras, siempre tan bien expresadas y llenas de cruda y triste realidad. Es muy triste que una pequeña isla de tan sólo 20 km cuadrados salga en los medios por una tragedia continua de lucha por cambiar de vida y de muerte. Sí, sale en los medios, pero nadie hace nada, sólo, como muchas otras tragedias ES NOTICIA hasta que otra ocupa su lugar.
    No creo mucho en los premios, ni siquiera en los Nóbel que muchas veces se dan a quien no los merece, que se compran, pero esta vez firmo y me adhiero a esa iniciativa porque creo que es merecido.
    No servirá de mucho, porque por desgracia, como tú bien dices África es la olvidada, a todos los niveles y parece que a nadie, absolutamente nadie le importa, bueno, sí, si se trata de explotar, como desde siempre se ha hecho, sus enormes recursos y a su gente.
    Empiezo la semana leyéndote y ya me has transmitido toda la energía que necesito para seguir valorando la importancia de una VIDA DIGNA. Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marisa.
      Gracias por tus palabras tan generosas ... Creo que los premios en muchos casos quedan vituperados por las malas acciones de las personas. A fin de cuentas, las instituciones están dirigidas por personas. Pero aún así aportan una luz de esperaanzas, un anhelo de que algo mejor es posible.
      Lo que decís de las noticias es verdad. Vivimos en un mundo tan cambiante, con un concepto de inmediatez tan aferrado que ni siquiera estas tragedias humanas escapan a esas cuestiones.
      Sin embargo, cuando logramos hablar de estas cosas estamos contribuyendo a sacarlas del olvido y quien dice si no alcanzaremos con lo ecos de nuestra a voz a quien (o quienes) puede instrumentar los cambios.
      ¡Gracias por sumarte a mi pedido! Yo creo firmemente en el poder de los pequeños gestos.
      Todo mi cariño.

      Eliminar
  7. Siempre me cuestiono para que tanto progreso si gran parte del mundo vive igual de mal que hace cien años. Y todos podemos colaborar, firmando un petitorio o ayudando al vecino. Lindo post Silvia, a pesar del tema, porque es real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La misma pregunta me hago, Pau. ¿Por que´la humanidad sigue cometiendo los mismo errores? No he encontrado respuesta aún pero como vos creo que hay pequeños gestos a los que nos podemos sumar y quien dice si al final del camino las cosas no comienzan a mejorar.
      Gracias por dedicarme siempre palabras de aliento. Un beso.

      Eliminar
  8. Muy buen post Silvia! El terrible tratamiento que los principales países europeos ( y enorme parte de sus ciudadanos) dan a los inmigrantes africanos es algo tan injusto e indignante! No sólo desde el punto de vista humano, sino más aún teniendo en cuenta que muchas de esas "repúblicas" de doble moral, como Francia e Inglaterra, son grandes responsables de la situación de pobreza y caos político que vive gran parte de Africa, ya que durante años se dedicaron a esquilmarla con voracidad con esa práctica que tan bien les sale llamada colonialismo. Dejaron el desastre y ahora que la consecuencia viaja a sus países, se cierran y tratan a los inmigrantes como basura. Es indignante! Pero a un nivel más pequeño, de actos individuales (coincido con vos que a los cambios hay que comenzarlos por ahí, mirándose el propio ombligo y cambiando la propia actitud), también es muy injusto que ciudadanos comunes ataquemos lo diferente, desarrollemos esos tontos prejuicios contra quienes llegan de otro lados como que "vienen a sacar trabajos" y cosas así (acá también pasa no? contra peruanos, bolivianos, etc.). Lo maravilloso de este mundo es la diversidad,su rasgo más valioso, y deberíamos considerarla siempre un valor y no a la inversa!!!! Conocer, respetar, convivir con el otro diferente nos enriquece en el sentido más profundo a todos! Eso debería celebrarse, si es con el premio nobel de la paz mejor (aunque en mi opinión perdió muuuchos puntos este galardón cuando cayó en manos de ¡Obama!, quien dejó de disparar misiles por unos minutos para recibirlo y luego siguió con esa tarea, la que más le gusta ja). Voto como vos por un mundo más solidario y tolerante! Y exquisito budín para hacer más dulce este trago amargo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor !
      ¡Cuánta, cuánta sabiduría en tus palabras! Voy a comenzar por el final por que hubo varios -que si bien no comentaron- también (me) observaron que el Nobel de la Paz cayó en descrédito cuando le fue otorgado a Obama. Yo tengo una impresión muy personal al respecto porque pienso que lo premiaron en función de lo que significaba: un presidente negro en un país donde 50 años atrás el racismo era extremo y afectaba todos los órdenes de la vida pública. Es cierto que como me dijeron algunos en ese caso hubiese correspondido que se lo entregaran al finalizar su gestió, pero creo que fue tanta la sorpresa de un presidente negro en USA que hasta los propios académicos quedaron estupefacto (estoo último con lleva un poco de humor irónico, quizá, pero es para distender).
      No soy parcial con respecto a Obama porque, si bien y para mi desengaño no supo resolver las cuestiones bélicas de manera pacífica, e doy mi voto de confianza apostando con él a un mundo distinto o al menos un modo distinto de hacer política. El Obamacare, por ejemplo, con todas las desavenencias que ha generado creo que está ubicado en ese nuevo orden de cosas.
      Y por lo demás, tal cual. África ha sido la gran diezmada y la gran olvidada. Pero el ejemplo de Lampedusa me hace creer en que no todo está perdido y quizá con al debida difusión y educación sea posible cambiar la manera tan radical que impera en el mundo a la hora de mirar al otro.
      Gracias por tu visita Flor y sobre todo por detenerte a comentar. Estas conversaciones virtuales suman puntos de vista y eso siempre es un +.
      Besos.

      Eliminar
  9. Que rico se ve ese budion con cafe!!! me dieron muchas ganas de probarlo!!!!
    que triste la historia de Lampedusa....
    ctedejo un beso y gracias por la visita a mi blog :)
    Vir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este budín es ciertamente una delicia. Ojalá tengas tiempo/oportunidad de prepararlo y luego me des tu parecer.
      La historia de Lampedusa parece repetirse en muchos lugares más, creo que hay detrás de lo triste una historia de amor, gratitud y entereza humanitaria que bien vale la pena rescatar para la memoria de los pueblos.
      Soy yo quien agradece tu paso por este espacio. Cariños, Vir.

      Eliminar
  10. Silvia!!!! no sabía que tenías un blog!!!!!!!! y encima de cocina que me encanta!!!!
    ya te sigo!!!
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sorpresa, Victoria !!
      Gracias por tu visita y quedarte. Ya sabés de lo que opino de tu precioso espacio. ¡Suerte con Blad!! Te merecés el primer lugar a ojos cerrados. Besos.

      Eliminar
  11. AMIGA QUERIDA... Me gusta tu BUDIN, y me gusta tu ESCRITO... Demos GRACIAS a los habitantes de esta ISLA por su labor humanitaria.
    UN ABRAZO Y QUE TENGÁIS UN FIN DE SEMANA BIEN AGRADABLE!!! :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita, por tus palabras llenas de afecto.
      Creo que firmar el petitorio es dar las gracias y sumarnos de alguna manera al trabajo silencioso y humanitario de cada una de estas 6000 personas anónimas.
      Besos.

      Eliminar
  12. hermoso post! y un budin increible!

    ResponderEliminar
  13. Que buena pinta tiene, ahora mismo me comeria in trocito mmmmm.Las fotografias me encantan, transmiten lo que nos quieres enseñar. Felicidades por tu bloc ha sido todo un regalo el visitarlo, espero que visites el mio.
    Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia.
      Bienvenida y gracias por tus gentiles palabras.
      He guardado el nombre de tu blog y seguramente pronto estaré de visita en él. Saludos.

      Eliminar
  14. Ya firmé. Como tenía la casa convertida en Hospital, por poco me pierdo este "post". "Leyes migratorias cada vez más coercitivas". En nuestro país en estos momentos enfrentamos serios problemas con nuestros hermanos de Haití, hasta nos han visitado Organismos Internacionales. Hay muchos haitianos inteligentes y trabajadores e hijos de haitianos que nacieron aquí y nunca han ido Haití y no tendrán derecho a la nacionalidad dominicana. En estos momentos, estoy tomando un curso de Illustrator con un haitiano que es inteligentísimo y hace unos dibujos y diseños espectaculares y siempre está dispuesto a aclarar las dudas que tengan sus compañeros. Ninguna empresa lo puede contratar para trabajar porque no tiene Cédula Dominicana, está ilegal. Yo le sugerí que tratara de irse para Cánada.

    Cariños,
    Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cecilia querida, por sumarte a mi convocatoria.
      Me alegra saber que ya todos se van recuperando y que hayas dedicado parte de tu convalecensia a poner en primera persona esta historia de infortunios y rechazos.
      Cariños-

      Eliminar
  15. Muchas gracias por tu agradable comentario en mi blog, decirte que tienes toda la razon del mundo en tu entrada, estoy totalmente de acuerdo con esa iniciativa, bueno amiga y decirte que ese pastel tan chocolateado tiene que ser una delicia. Mil besicos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por sumarte a mi convocatoria, María. El budín: tal cual, es delicioso, tiene un sabor intenso a chocolate que no resulta para nada empalagoso.
      Cariños, linda.

      Eliminar
  16. Y Silvia sigue siendo Silvia!!!...estas llena de humanidad y eso es lo que te hace mágica :)...cuantas veces he pensado en lo que dices amiga!!!
    Vivimos en un mundo de terribles diferencias..y lo peor es que es cruel y malvado!..por una parte lanzamos a través de todos los medios una imagen (muchas veces falsa) de lo bien que vivimos algunos (cada vez menos lo hacen) y por el otro lado pretendemos cerrar el paso a nuestro oasis de bienestar a todos los desheredados que sufren en la más absoluta de las miserias..muchas veces por causa de nuestras manos codiciosas que arrasan con todo lo que ellos podrían considerar suyo....puedes contar con que voy a firmar esa petición..desde luego si alguien o alguien merece ese premio son ellos...no los políticos de turno o famosos que no hacen nada.ç
    Y como siempre haces que tus palabras ensombrezcan tus recetas ;) jajaja....tu pastel negro como la piel de los que sufren también me gusta...pero es tan banal comentarlo tras lo anterior :(
    Mil cariños amiga...ni se te ocurra cambiar nunca!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS, gracias, gracias totales, Juana querida.
      Por tus palabras llenas de cariño, por sintetizar tan bien buena parte del problema actual y sobre todo por sumarte a este pedido que busca, nada más, que hacernos pensar en el otro.
      Mi cariño para vos.

      Eliminar
  17. Mi querida Silvia ¿por donde empezar? es difícil.
    Por la situación geográfica de España, sabrás que también tenemos según la época del año verdaderas oleadas de inmigrantes africanos, que intentan llegar a nuestras costas en pateras. Desde la isla donde vivo tan sólo nos distan 140 kms con las costas africanas, y es una pena todo esto que ocurre.
    Dejé de ir a una de mis playas preferidas, porque en verano siempre te encuentras restos de madera, camisas y zapatos sueltos....restos de los pequeños barcos en donde vienen estas personas, engañadas, muertas de hambre, frío y cargadas de esperanzas y sueños y sin saber nadar la mayoría.
    Hace tres años hubo a pocos metros de la orilla un naufragio donde murieron 21, y un sufista que era el que estaba en ese momento haciendo olas pudo sacar a mucho de ellos....un desastre se mire por donde se mire.
    Y lo malo de las noticias es que se habla de ellas, nos bombardean en los primeros momentos y pasado unos días nadie vuelve a hablar de Lampedusa ni de ningún otro sitio donde se vuelven a repetir tan tristes sucesos.
    El momento económico que estamos viviendo es muy difícil, y aunque la gente piensa en un primer momento que es una pena. Con los inmigrantes que tenemos ya asentados en el país, se piensa que igual nos quitan el trabajo, o que tienen más ventajas que los nacidos aquí. Y la verdad es que si nosotros estuviésemos en su situación seguramente también habríamos escapado de nuestro país buscando un futuro mejor para nosotros y los nuestros, y que en realidad a quien habría que mirar es arriba, al Gobierno, tan derrochador en despropósitos.
    La riqueza del mundo está mal repartida, y Africa es un continente al que se le ha robado todo lo posible, y se le sigue haciendo.
    No quiero extenderme más, porque te colapsaría tu blog, pero está bien que nos remuevan el corazón y la conciencia de ven en cuando.
    Mi querida Silvia, viva tu budín de chocolate, que te quedó bien rico, y ahora me voy a la firma.
    Besotes gordos, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Núria, Núria querida... mi primera intención ha sido tomar le teléfono y llamarte ... acto seguido me di cuenta que no sé tu número y que suena a locura ... pero así de cerca te he sentido y así de desgarrador me ha resultado tu relato. Como le dije a Cecilia: ponés en primera persona la historia de miles. Y luego has vuelto a tocar un aspecto central en esta problemática: el engaño manifiesto al que se somete a muchos, en todo sentido.
      Engaño en cuanto a la inmediatez de las noticias: cada vez más parece que si no es "ya", lo ocurrido ha perdido vigencia, Engaño en cuanto al mundo de fantasía que se vende en lo que respecta al consumo, parece que comprar es sinónimo de felicidad o lo que es peor, que la la felicidad como bienestar de las personas tiene un precio (¿o no es eso lo que hacen las mafias que se dedican al tráfico de personas?). Y engaño, también, en cuanto a creer que las personas no estarán dispuestas a todo con tal de mejorar su entorno y el de su familia.
      También coincido con vos en tu reflexión acerca de los gobiernos de turno y sus gastos desproporcionados respecto de la sociedad a la que -paradójicamente-dicen servir. No guardan relación entre lo que dicen y lo que hacen, entre su estilo de vida y la realidad inmediata del común de sus gentes.
      No conozco Europa del Norte, sin embargo, he hecho algunas lecturas al respecto y pareciera que sus democracias socialistas han zanjado de alguna manera la cuestión de la inequidad. La misma impresión tengo de Canadá. Entonces la pregunta es más acuciante: ¿por qué algunas sociedades han podido crecer en ese sentido y otras no?
      GRACIAS mil por sumar tu firma a este pedido tan especial, gracias por compartir públicamente tu historia de dolor y silencio: creo que con estos pequeños actos vamos bregando por un mundo mejor y encendiendo una luz de esperanza para todos aquellos que la necesitan en medio de la oscuridad de sus vidas.
      Todo mi cariño para vos y tu mamá, a quien debemos en buena medida la gran persona que sos.

      Eliminar
  18. Silvia, la receta y tu propuesta van de la mano. Porque endulzan el corazón, nos proponen algo de ternura y nos hacen pensar que un mundo mejor es posible...
    Aplaudo la iniciativa de proponer a los ciudadanos de Lampedusa al Premio Nobel de la Paz (mucho más que a políticos que sólo buscan tener su propia guerra en algún país de Medio Oriente, cueste lo que cueste; incluso la propia vida de sus conciudadanos...) porque nos hace pensar que un mundo mejor es posible si somos capaces de contribuir a ello. Gracias a personas como las que habitan Lampedusa quienes han llevado adelante un derrotero de calamidades pueden guardar mínimas esperanzas de cambiar sus vidas. Y eso, para mí, ya es auspicioso.
    Ya firmé el petitorio y tomé nota de tu budín (voy a prepararlo en cuanto pueda porque se ve delicioso).
    Gracias por tu receta y por tu propuesta, para sacarnos del letargo, para sentir que podemos hacer algo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi muy querido Bouquet: ¡¡¡GRACIAS!!! Tu firma ha de marcar la diferencia. Cuánto me honran tus palabras y tu sorpresiva visita.
      Yo también creo que iniciativas como están nos dan esperanzas, renuevan la alianza con la vida y el bien común. Y creo que como ciudadanos corrientes debemos darle voz a los desposeídos y hacer causas comunes con gestos nobles que recuperen y privilegien la dignidad de las personas por encima de todas las cosas.
      Gracias, nuevamente, por tu firma. Y por favor no dejes de contarme tu impresión de este budín negro como África.
      Cariños.

      Eliminar
  19. Estoy contigo, tienen que darles el Nobel de la paz y no a todos esos politicos que solo hacen que engordar su cuenta del banco y no mirar en como ayudar a estas personas que muchas veces pierden hasta la vida por conseguir un poco de vida digna. Firmado y con tu permiso me apunto la receta , ya que te ha quedado espectacular.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mayte. Bienvenida !
      Me ha encantado tu poder de síntesis. Es tal cual lo decís: el dinero por sobre las personas. Lamentable. Me he acordado de Quevedo, "poderoso caballero es don dinero". Ojalá y poco a poco el orden de cosas del mundo se vaya acomodando a como debiera ser. Gracias por firmar, ese pequeño gesto ya suma un cambio que está en marcha.
      Toda tuya la receta. Ojalá la hagas y te guste tanto como a nosotros. No dejes de darme luego tu impresión, por favor.
      Cariños, linda.

      Eliminar
  20. Me parece una causa muy noble la que propones, ojalá logres con la ayuda de todos alcanzar esa meta. Tenemos que empezar a mirar al prójimo como alguien a quien tenemos que ayudar, alguien que con su contacto enriquece nuestras vidas, no como un otro que no nos importa. Tenemos que empezar a ayudar a los demás.
    En cuanto al budín tiene una pinta excelente! Voy a ver si lo hago, dudo que me quede tan rico como parece el tuyo :) Espero que andes muy bien, la verdad que tu blog me gustó mucho. Te invitamos a pasar por nuestro espacio, abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Albertina.
      Tenés razón en tu definición de prójimo. Con ese cambio en el punto de vista tendríamos un mundo TAN distinto ... ! Ojalá l cambio esté en marcha, aunque sea para que nuestros hijos o los suyos puedas disfrutar de él.
      El budín es un manjar. No hay quien lo haya comido y no lo haya disfrutado hasta la última miguita. Ojalá lo preparés porque además tiene cero grado de dificultad y el margen de error es inexistente: o esa, es garantido de éxito absoluto.
      En cuanto a En pocas..., ¡conozco el blog!, soy de esas lectoras silenciosa y anónimas que disfruta a más no poder de los descubrimiento que hacen. prometo pasar en breve y hacerme notar. Cariños.

      Eliminar

© Álamos Ventosos. Design:Maira Gall.